Alimentación saludable
Las vitaminas
 
Las vitaminas son sustancias orgánicas imprescindibles en los procesos metabólicos que tienen lugar en la nutrición de los seres vivos. No aportan energía pero sin ellas el organismo no sería capaz de aprovechar los nutrientes.
 
Deben ser aportadas a través de la alimentación, puesto que el cuerpo humano no puede sintetizarlas, a excepción de la vitamina D, que se puede formar en la piel con la exposición al sol y las vitaminas K, B1, B12 y ácido fólico que se forman en pequeñas cantidades en el intestino.
       
Vitamina   ¿Para qué sirve?   ¿Dónde está?
         
A   Participa en la formación de huesos y dientes, mantiene la piel y el cabello sanos, protege los tejidos del aparato respiratorio, digestivo y urinario, conserva la visión nocturna, ayuda a la liberación de la energía de los nutrientes, estimula la producción de hormonas y ayuda al buen estado de boca, lengua y piel.   Vísceras de animales, zanahorias, espinacas (cocidas), perejil, mantequilla, aceite de soja, atún, bonito fresco o congelado, queso, huevos y otras verduras (tomates, lechugas).
         
B1 (Tiamina)   Controla los enzimas que intervienen en la estimulación de las reacciones químicas que convierten la glucosa (azúcar) en energía y fomenta la producción de la energía necesaria para el funcionamiento de los nervios, los músculos y el corazón.
  Levadura de cerveza (extracto seco), huevos enteros, cacahuetes, otros frutos secos, carnes de cerdo o de vaca, garbanzos, lentejas, avellanas y nueces. vísceras y despojos cárnicos.
         
B12 (Cobalamina)   Resulta indispensable para la formación de glóbulos rojos y para el crecimiento corporal y regeneración de los tejidos. Ayuda a la producción de material genético en el interior de las células (esencial para la formación de nuevas células), para la formación de glóbulos blancos y para las células del intestino. Mantiene en buen estado el sistema nervioso.    
         
B2 (Riboflavina)   Participa en los procesos de respiración celular, desintoxicación hepática, desarrollo del embrión y mantenimiento de la envoltura de los nervios. También ayuda al crecimiento y la reproducción, y mejora el estado de la piel, las uñas y el cabello.   Vísceras y despojos cárnicos, levadura de cerveza (extracto seco), germen de trigo, almendras, coco, quesos grasos, champiñones, quesos curados y semicurados, salvado, huevos, lentejas.
         
B3 (Niacina)   Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Colabora en las funciones del sistema nervioso y del digestivo. Favorece la producción de las hormonas sexuales. Conserva la piel sana.   Levadura de cerveza, salvado de trigo, cacahuete tostado, hígado de ternera, almendras, germen de trigo, harina integral de trigo, orejones de melocotón, arroz integral, setas.
         
B6 (Piridoxina)   Ayuda a la producción de energía de los nutrientes. Interviene en la formación de los glóbulos rojos y anticuerpos. Refuerza el sistema digestivo y nervioso.   Sardinas y boquerones frescos, nueces, lentejas, vísceras y despojos cárnicos, garbanzos, carne de pollo, atún y bonito frescos o congelado, avellanas, carne de ternera o cerdo, plátanos.
         
C (Ácido ascórbico)   Actúa en el organismo como transportadora de oxígeno e hidrógeno. Al igual que la vitamina E, tiene efectos antioxidantes. Participa también de forma decisiva en los procesos de desintoxicación que se producen en el hígado y contrarresta los efectos de los nitratos (pesticidas) en el estómago. Mejora la absorción del hierro, conserva las encías, huesos, dientes y vasos sanguíneos y ayuda al sistema inmunitario.   Kiwi, guayaba, pimiento rojo, grosella negra, perejil, col de bruselas, limón, coliflor, espinaca, fresa, naranja.
         
D (Colecalciferol)   La vitamina D es fundamental para la absorción del calcio y del fósforo. Ayuda en la formación de dientes y huesos fuertes. Controla el nivel de calcio en sangre para conseguir una buena coagulación.   Sardinas y boquerones, atún y bonito fresco o congelado, quesos grasos, margarina, champiñones, huevos, otros pescados frescos o congelados, quesos curados y semicurados, quesos frescos, leche y yogur.
         
E (Tocoferol)   Es indispensable en la reproducción de algunos animales y previene el aborto espontáneo. Gracias a su capacidad para captar el oxígeno, actúa como antioxidante en las células frente a los radicales libres presentes en nuestro organismo. Al impedir la oxidación de las membranas celulares, permite una buena nutrición y regeneración de los tejidos. Interviene en la formación de glóbulos rojos. Protege los tejidos de pulmones y otros órganos.   Aceite de girasol, aceite de maíz, germen de trigo, avellanas, almendras, coco, germen de maíz, aceite de soja, soja germinada, aceite de oliva, margarina, cacahuetes y nueces.
www.comesanoycuidatumundo.com