Conoce mejor...
La miel
 
La miel es un producto alimenticio producido por las abejas a partir del néctar de las flores o de su savia, que liban, transforman, combinan con sustancias específicas propias, acumulan y dejan madurar en los panales de la colmena.
 
Ha sido utilizada por el ser humano desde hace mucho tiempo. Las pinturas rupestres de la Cueva de la Araña (año 10.000 a.C), en Bicorp (Valencia) muestran a un hombre recolectando miel.
 
Gastronómicas
 
  • Es rica en vitaminas como la B6, tiamina, niacina, riboflavina y ácido pantoténico. También contiene minerales esenciales como el calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y cinc.
  • Se utiliza desde la antigüedad como conservante de alimentos y de platos cocinados, a los que enriquece con su sabor.
 
Terapéuticas
 
  • Posee efecto cicatrizante para prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales.
  • Tiene efecto antimicrobiano, lo que la hace muy útil para aliviar afecciones de garganta y suavizar la tos.
  • Se utiliza en cosmética por sus cualidades suavizantes y antiinflamatorias.
  • Su efecto antioxidante frena la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento.
  • Su alto contenido en azúcares de asimilación rápida la convierte en una fuente de energía rápida.
 
Conservantes
 
  • Es completamente natural y no caduca.
  • Su alta concentración de azúcar y su bajo contenido en agua no permite que se desarrollen los microorganismos, lo que la convierte en un conservante natural y una barrera contra las infecciones.
 
Contraindicaciones
 
Se desaconseja su utilización en niños menores de un año, por la posibilidad de desarrollar botulismo.
Su alto contenido en azúcares simples la convierte en no recomendable para diabéticos.
Pese a ser menos calórica que el azúcar, un consumo excesivo podría producir un aumento de peso.
 
¿Sabías que en la antigüedad, los traslados de cuerpos humanos se hacían sumergidos en miel para evitar la descomposición? Por ejemplo, Alejandro Magno fue trasladado desde Babilonia hasta Alejandría.
 
¿Sabías que Hipócrates, el padre de la medicina, la utilizó para curar diversas afecciones de la piel, úlceras y para aliviar el dolor en general? También fue utilizada por los egipcios para tratar las cataratas, llagas, cortes o quemaduras.
 
¿Sabías que se encontraron vasijas con miel en las tumbas de faraones del antiguo Egipto en perfecto estado de conservación?
www.comesanoycuidatumundo.com